ACTITUDES Y CRITERIOS A LOS QUE ASPIRAMOS

  1. Cuidar la puntualidad a la entrada de las clases. Sería deseable que el maestro recibiese a los alumnos ya dentro de las aulas. La impuntualidad repetida, sin causa alguna, exigirá una responsabilidad por parte de quien la comete.

  2. Cuidaremos el tono de comunicación en todo el recinto del Colegio, como clases, pasillos, comedor y otras dependencias, procurando que caminen por él sin correr ni gritar...

  3. Fomentaremos el máximo respeto hacia las personas mayores por parte de los alumnos y de éstos entre sí, como a ceder el paso en las puertas y entradas a los miembros de la comunidad educativa.

  4. Haremos un esfuerzo serio para no permitir que ninguna pintada o inscripción hacia nadie, permanezca más de 24 horas y contraeremos la obligación de avisar al Administrador y a los responsables de servicios.

  5. En nuestro ánimo está no permitir en público y en las clases los tacos y menos las blasfemias.

  6. Nos comprometemos a no tolerar papeles por los suelos del Colegio, clases, comedores y los distintos recintos, cuidando entre todos de la limpieza del mismo, como si fuera, de verdad, nuestra segunda casa.

  7. Los desplazamientos de los alumnos, en grupos dentro del Colegio, se harán acompañados por el profesor.

  8. En función de la normativa de la Administración para Establecimientos Públicos, recordamos que no está permitido fumar dentro del Colegio.

  9. Entre los profesores y personas adultas y de servicios, dentro del Colegio, nunca se deben dar discusiones públicas. Sobre todo, recordamos que ante un alumno o padre enfadado, nunca se debe contestar de malos modos aunque el interesado dé motivos para ello.

  10. Se evitará, por criterio pedagógico, privar a algún alumno, por sanción, de las explicaciones de la clase.

  11. Ante las conductas violentas o agresivas y la falta de disciplina de los alumnos, se incoará expediente disciplinario, avisando previamente a las familias.

  12. En nuestro ánimo está el fomentar el orden y el respeto del material en el recinto del aula en todo momento, y sobre todo, cuando los alumnos abandonen el salón o el aula de clase.